Activistas usan información privada para que legisladores voten la ley de matrimonio igualitario