Mides. Foto: Ricardo Antúnez / AdhocFotos

En un día recibió el récord de 19.000 llamadas de personas pidiendo auxilio alimentario, refugio y prestaciones monetarias

El Mides está desbordado por la cantidad de pedidos de ayuda

3min 4
Nº2065 - al de 2020
escribe Daniel Lema

En la noche del jueves 19, Pablo Bartol, el ministro de Desarrollo Social, estaba tranquilo después de que ni el presidente Luis Lacalle Pou ni la ministra de Economía, Azucena Arbeleche, pusieran reparos a su propuesta de incrementar los recursos para atender a la población más pobre ante la crisis que afecta al país por el coronavirus (Covid-19).

Al día siguiente, al Mides comenzaba a llegar con más fuerza el pedido de auxilio. Recibió unas 1.500 llamadas de personas preocupadas por la situación y reclamando ayuda, en especial, pidiendo canastas del Instituto Nacional de Alimentación (Inda). A la noche el gobierno anunció que daría una partida al Ministerio de Desarrollo Social (Mides) de $ 1.000 millones. Gran parte de esos recursos irán para aumentar, por única vez, en 100% los ingresos que los hogares más vulnerables reciben a través de la Tarjeta Uruguay Social (TUS).

Las llamadas por este tema crecieron exponencialmente a partir del lunes 23, cuando las oficinas del ministerio recibieron un récord histórico de 19.000 consultas. El martes bajó a 18.870 el número de llamadas y el miércoles 25 rondó las 9.000. Muchas de esas llamadas fueron de personas que no tenían ninguna prestación estatal, dijeron fuentes del organismo, que admitieron que están desbordados. Varias quedaron registradas pero no pudieron ser atendidas. Bartol bajó del segundo piso de la sede, donde está su despacho, para atender en la puerta a personas que venían a realizar planteos.

Además de reforzar las TUS y el Inda, el Mides busca soluciones para las personas que viven en la calle. Encima de recibir propuestas de clubes deportivos para alojar a estas personas, la secretaría de Estado salió en busca de un hotel para terminar de cubrir la demanda.

El ministerio tiene casi pronto el centro de contingencia que funcionará en el predio de la Rural del Prado, donde instalarán contenedores para atender a 100 personas. El Mides gastó US$ 335.000 para comprar 32 módulos equipados para recibir gente en estado delicado.

Tarjetas

Una de las principales medidas del Mides apunta a duplicar por única vez el monto de dinero que recibe un hogar que posee una TUS. Esta tarjeta funciona desde 2006 y tiene como objetivo asistir a los hogares más pobres para que accedan a un nivel de consumo básico de alimentos y artículos de primera necesidad.

En la actualidad hay 87.000 TUS en uso que cubren a unas 400.000 personas. El monto de la tarjeta varía según la composición del hogar y el grado de vulnerabilidad. Con un menor a cargo se reciben $ 1.201 por mes; con dos niños son $ 1.823, con 3 son $ 2.318 y con cuatro o más la partida es de $ 3.230. En caso de que el hogar esté en extrema pobreza (hay unos 43.000 en esta situación), estos montos se duplican. Con la medida especial aprobada la semana pasada, todos estos valores se duplicarán.

El Inda, organismo que depende del Mides, informó esta semana que renovó los vencimientos de varios beneficios mientras dure la emergencia sanitaria. Así mismo, se dará una canasta de emergencia a las personas que requieran apoyo alimentario por no tener ingresos, estar desocupados, estar en situación de calle, tener alguna incapacidad o ser derivado de alguna otra institución.

La Intendencia de Montevideo, por su parte, repartirá 10.000 canastas de alimentación entre los más necesitados, anunció el jefe comunal, Christian di Candia.

Mientras el Estado realiza estas acciones, organizaciones sociales, el PIT-CNT y grupos barriales se movilizan para juntar alimento y ropa para los más necesitados.También en algunos lugares se comenzaron a organizar ollas populares para ayudar a las familias.

En los asentamientos preocupa la posibilidad de contagiarse con el coronavirus, pero igual o más inquietud ocasiona el futuro económico y cómo conseguir comida. En esos lugares hay mucha gente que no tiene trabajos formales y vive semana a semana según los ingresos que obtienen, comentó Belén González, directora de la organización no gubernamental Techo.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.