Clásico: Hannah Arendt

Terroríficamente normal

2min
Nº2065 - al de 2020

Al terminar la II Guerra Mundial, Adolf Eichmann, teniente coronel de la SS a cargo de la logística de los campos de concentración, escapó hacia Argentina para evitar los tribunales de guerra. En 1961 agentes israelíes lo capturaron y lo llevaron a Jerusalén donde fue juzgado y condenado a muerte. Con motivo del juicio, la revista norteamericana The New Yorker le pidió a la filósofa Hannah Arendt (1906-1975) que hiciera una crónica de lo que iba sucediendo, y fue así que sus crónicas se convirtieron en Eichmann en Jerusalén.

Continúa leyendo, forma parte de nuestra comunidad.